Compartir:

Cualquier elogio que pueda surgir de la sinapsis mas alocada de nuestro lóbulo frontal, será minimizada por el increíble talento de Pedro Rosemblat, popularizado como “El Cadete de Navarro”. En esta oportunidad organiza una fiesta para levantarle el ánimo a “Mauricio” en comunicación directa con “Gabriela” y chequeando la lista de invitados.
Imperdible, genial y alucinante forma de hacer humor. Simplemente GRACIAS POR TANTO.