Compartir:

Cuando muchos ni siquiera se inmutaron ante el siniestro acto Macrista de eliminar la Ley de Medios y mas adelante miraron para otro lado cuando se censuró en el territorio Argentino la señal de Telesur Tv , evidentemente hubo falta de comprensión de la gravedad que conllevaron dichos actos, ya que al eliminar cualquier voz disonante y dejar como única fuente de “información” el discurso mediático dominante, que tiene como único interés (compartido con el gobierno) el enriquecimiento de los grupos concentrados. Y como único objetivo, adormecer la acción ciudadana desviando de manera deliberada la atención hacia el pasado o hacia el futuro, se evita así el presente. Cumpliendo de esta manera con la consigna sociológica básica. “nadie reclama lo que ignora, ni nadie se queja de lo que desconoce” 

Lamentablemente este sistema perverso, a lo largo de la historia ha demostrado que cuando la sociedad en su conjunto se percata de los daños, por contraste entre la “realidad mediática” y “su propia realidad” la magnitud del desastre es irreversible sin pasar por una conmoción social.

Repetimos el concepto para que no se confunda con una expresión de deseo, sino para que se analice a la luz de los procesos históricos en la historia humana.
“la magnitud del desastre es irreversible sin pasar por una conmoción social.”