Compartir:

La presión social desatada sobre el juez Bonadío, a partir de su incomprensible fallo de quemar los mas de 60.000 Kits Qunita, formó una bola de nieve en la que hasta UNICEF debió salir a la palestra a pronunciarse en contra de tal aberración humana y judicial, lo que desembocó finalmente en una reculada en chancletas del Juez Pistolero y pirómano por añadidura.

Así las cosas, debió pronunciarse en favor de la reutilización de los materiales del Plan Qunita, bajo la órbita exclusiva del Ministerio de Salud. Por lo que por una vez en la Argentina habrá algo parecido a la justicia y no gracias a la Institución Judicial justamente, sino gracias a un pueblo que no se resigna a renunciar a sus derechos a manos de miserables e insensibles, que no deberían tener ningún lugar en las sagradas instituciones de la Patria.
325056071-bonadio-plan-qunita

Dani Arce