Compartir:

El Maldito cadete sigue empujando la frontera de lo imposible, programa tras programa. Esta vez despacha a Macri, Michetti y de paso le regala una pastillita a nada menos que Stiusso.