Compartir:

Este sábado se realizó el quinto timbreo nacional de Cambiemos, encabezado por Mauricio Macri (quien fuera duramente criticado por el “uso” de su pequeña hija Antonia para intentar levantar su imagen, hasta lo criticó duramente la mujer de Massa) y Maria Eugenia Vidal, y movilizó la mañana del sábado a muchos funcionarios de Cambiemos por todo el país.

Obviamente, no fue diferente a cualquier “evento popular” protagonizado por los funcionarios durante la semana. Se trataron nuevamente de visitas armadas con anterioridad por referentes locales a “domicilios amigables” y en lo posible vinculados directamente a la militancia de Cambiemos.

El gobierno se aleja cada día más de la gente y no puede darse el lujo de que el timbreo salga mal. Menos desde que un jubilado agrediera a unos jóvenes voluntarios (recuerden que ellos no son militantes, puaj, qué asco) en el timbreo de agosto y otro vecino les soltara sus perros en la localidad bonaerense de Bella Vista, ahora toman todos los recaudos, especialmente cuando exponen a sus funcionarios.

En fin, en el caso de la Ministra Pato Bullrich, este sábado le salió el tiro por la culata, Según publicó el portal Diario Argentina Hoy ,ya que programó con los dirigentes de Cambiemos visitar “para la foto” la localidad de Tres de Febrero. Aparentemente, como estaba todo arreglado, no había riesgo de que surgiera algún inconveniente. En medio de la sesión de fotos con una “vecina” amiga de uno de los militantes que organizaron la recorrida le espetaron una frase que Patricia Bullrich no olvidará fácilmente. “Si sabía que te daba un cargo no lo votaba”, le dijo la mujer en la cara a la ministra.

“Tragame tierra” parecían pensar todos los voluntarios que rodeaban a la ministra. Disimularon y se retiraron lo más rápido que pudieron del lugar. La señora, muy enojada con el presidente se negó incluso a abrirles la puerta y atendió a la Bullrich y su comitiva por una ventana entreabierta. “Anotame la dirección de esa casa”, bromeó la ministra con uno de sus empleados del ministerio que la acompañaba en ese momento. Sin embargo, Patricia Bullrich, la ministro de peor imagen después de Aranguren no podía ocultar su enojo.

Qué hubieran hecho ustedes en su lugar?

Patty Mariño Issler