Compartir:

El Cadete de Navarro le hace pelo y barba a una caterva de funcionarios y demás fauna y flora argentina, dejando en claro desde que momento histórico deberían ser juzgados. Otra perlita de la creatividad y el buen humor.