Compartir:

SOBREVIVIMOS, PARA GRITARLO

“Damos nuestros nombres y mostramos las marcas para que nos crean, pero yo prefiero ocultar mi cara, porque me los tengo que cruzar en la villa todos los días, cuando salgo con mis amigos, cuando juego a la pelota, cuando voy al colegio o cuando vuelvo del trabajo. Y sí, tengo miedo. No quiero mostrarme, porque ya me los topé volviendo de la fiscalía y se reían. Quizás ahora, a partir de nuestra denuncia, las cosas se pongan todavía peor y termine muerto… ¿Por qué decidimos denunciarlo igual? Porque hay muchos otros pibes que están pasándola mal”.

Ezequiel Villanueva Moya
Ivan Navarro