Compartir:

La diputada Elisa Carrió está internada. El sábado a la noche sufrió una nueva baja en el potasio. Ella reveló que sufre de problemas cardíacos y a partir de hoy, debe permanecer 5 días en reposo absoluto tras el episodio que determinó su internación en un nosocomio de Buenos Aires.

Ayer sábado por la mañana, al dirigirse a un local de belleza a prepararse para participar, como ya es habitual, en el programa nocturno de los sábados de Mirtha Legrand, sintió un malestar que la llevó a realizar una consulta con el médico en el hospital de Pilar. Además del reposo absoluto prescripto por 5 días, deberá realizarse estudios complementarios, para intentar descartar alguna otra patología. Su grupo de trabajo se encuentra en estos momentos evaluando si se podrá presentar, “aunque sea por 15 minutos” en la reunión de la mesa nacional de CAMBIEMOS, que está previsto que se realice el próximo martes.

Anoche, salió por vía telefónica en el programa de canal trece, donde dijo

“Tengo problemas con el potasio, cardíacos”, indicó la legisladora y señaló que los últimos “cinco días fueron muy agotadores”, dado que había presentado diversas denuncias y avanzó en investigaciones por corrupción en municipios bonaerenses. Y, contó: “Por ahí no me doy cuenta y trabajo demasiado. Ayer trabaje como 12 horas seguidas”.

“Me baja el potasio y eso me desestabiliza”, añadió. Consultada sobre cómo se sentía, indicó: “Se me oprime un poco el pecho. Tengo problemas cardíacos”. “Me asuste cuando me dijeron que antes había tenido un infarto pero de eso nadie me dijo”, reveló Carrió y apuntó que “eso fue hace un año”, en ocasión de una internación anterior.

Eso, agregó, “me asusto un poco porque a mí nadie me dijo. Yo sabía que había tenido una arritmia muy fuerte”. “Me fui a ‘hacer las manos’ para ir al programa y termine en el hospital”, se animó a bromear Carrió al disculparse por su ausencia dado que era la figura central del programa anunciado. De todas formas, la diputada fundadora del ARI, de la Coalición Cívica y de Cambiemos opinó sobre política y advirtió que “la contracara de la corrupción es la pobreza”.

“Es un escándalo moral que en la llanura más rica del mundo haya un 30 por ciento de pobres”, advirtió.

Patty Mariño Issler