Compartir:

A poco de asumir, el gobierno anunció con bombos y platillos, el fin de la “guerra contra el periodismo”, y muchos, tanto periodistas como “civiles” recibieron con beneplácito el anuncio del Jefe de Gabinete Marcos Peña. Les faltó agregar al anuncio que el oficialismo sólo dejaría tranquilos a los que tengan su misma línea de pensamiento.

En este contexto, se supo en las últimas horas gracias a una publicación del sitio de noticias Adelanto 24 una gravísima denuncia, mediante la cual se sostiene que el Gobierno de Mauricio Macri utiliza los recursos de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) para espiar a los comunicadores no oficialistas. Puntualmente, contra los periodistas Gustavo Sylvestre(C5N) y Mauro de Federico (Ámbito Financiero), según informes a los que pudo acceder dicho portal.

“Habiendo realizado análisis de medios se detecta una exhaustiva animosidad informativa en contra del oficialismo en medios pertenecientes al Grupo Indalo ( Cristóbal López). Es por ello que se realizan mediante medios técnicos la búsqueda de información tendiente a proteger y anticipar posibles operaciones contra el orden constitucional y que pudiera afectar la gobernabilidad”, señala un primer memo del mes de abril de 2016.

En los mismos documentos, se puede observar la ejecución de lo que llaman el Pasio 1: Interceptación, de la casilla de correo del periodista de C5N y se pueden ver capturas de pantalla de su bandeja de entrada.

Siempre de acuerdo a los documentos conseguidos por Adelanto 24, un segundo informe, también del mes de abril, se refiere al espionaje a otro de los periodistas del Grupo Indalo: Mauro Federico. Acerca de él se dice que “opera con varios periodistas de investigación como ser Ignacio Nacho Ramírez (sic) también del Grupo que cumplen funciones en C5N. Se detecta en esta exploración que MFederico (sic) se encuentra trabajando en un proyecto denominado SPOTLIHGT, de otras averiguaciones practicadas surge que dicho proyecto estaría orientado a la recopilación de información para el posterior armado de operaciones mediáticas contra el Gobierno de Mauricio Macri”. También incluye capturas de varios correos.

Ambos periodistas reaccionaron a través de las redes sociales. Gustavo Sylvestre remarcó la gravedad de la situación y pidió respuestas inmediatas del Estado, mientras que Mauro de Federico fue un poquito menos políticamente correcto y tuiteó: “Los servicios son tan berretas que dejan los dedos pegados en cada cagada que se mandan. De todos modos, no hay que dejar pasar estas cosas.”

Patty Mariño Issler