Compartir:

Juliana Di Tullio, la combativa diputada del FPV, celebró la aprobación por parte del Congreso de la Nación de la ley acerca de la imprescriptibilidad de los delitos signados de corrupción, puesto que de esta manera intentará lograr que no quede impune el negociado que firmaron a fines de los 80 en el conurbano bonaerense el hoy presidente Mauricio Macri y el entonces intendente en el conurbano bonaerense Rousselot.

“La declaración de imprescriptibilidad de los delitos de corrupción viene bien para que las coimas por las cloacas en Morón no queden impunes” celebró contenta la diputada.

Recordemos, y les cuento para los que no nacían todavía en esa época: el 30 de diciembre de 1988, Rousselot firmó un convenio con SIDECO, de la familia del hoy presidente de la Nación Mauricio Macri, para tender la red cloacal en Morón. El encargado de llevar la gestión de parte de esa firma en nombre de Franco Macri fue su hijo Mauricio, entonces un ingeniero de 29 años.

Mediante el convenio, se estipulaba una inversión de parte del grupo de u$s 20 millones y la obtención de un reembolso de u$s 140 millones. Los vecinos quedaban como garantes de las obras por 22 años. Es decir que podían ser ejecutados si entraban en mora.

A los 70 días, el convenio cayó, ya que el Concejo Deliberante lo rechazó debido a las excesivas tarifas, la celeridad en el proceso de contratación y la falta de un concurso de ofertas para cubrir la obra. Por todas estas irregularidades el intendente terminó destituido.

Todos los caminos de la corrupción conducen a Macri.-

Patty Mariño Issler