Compartir:

Mientras que nuestro ministro de Medio Ambiente nos adelanta que el plan para hacerle frente al verano y sus incendios forestales en el sur es “ponernos a rezar” ATE (Asociación de Trabajadores del Estado) alerta que el fuerte recorte presupuestario que se produjo en esa área pone en riesgo la continuidad laboral de 300 brigadistas.

El ministerio pretende lavarse las manos diciendo que pertenecen a la órbita de la provincia de Chubut.

“En lugar de generar plegarias, genere políticas públicas para prevenir los incendios ya que ese es su rol”, lo cruzó el secretario general de la seccional Neuquén del gremio, Carlos Quintriqueo.

Advierten que el presupuesto 2017 presentado en el Congreso prevé el desmantelamiento del Plan Nacional del Manejo del Fuego, y reduce fuertemente las transferencias a las provincias que tienen partes nacionales y a la vez 300 trabajadores especializados.
“Se trata de más de 300 brigadistas que por el momento están sin contratación, debido a que aún no les renovaron los contratos. Por tal motivo no están pudiendo llevar a cabo las tareas de prevención de incendios”, explicaron desde el gremio de estatales.

El rabino Bergman en la misma entrevista en la que aconsejaba rezar, dijo que intentaría trabajar con integrantes de las fuerzas armadas que actuarían como rescatistas.
A pesar de lo expresado por el titular de la cartera, en el ministerio sostienen que contarán para trabajar con 18 aviones hidrantes y 5 aeronaves de observación, y llegarán a 24 hidrantes, para así poder responder satisfactoriamente ante cualquier emergencia.-

Ojalá no sean necesarios.-

Patty Mariño Issler