Compartir:

NOS DEJARON UNA BOMBA 
Rosa va al supermercado y comenta
“No se pueden creer los precios, los k dejaron una bomba”
El tachero te mira fijo por el retrovisor
“La calle está vacía pibe, es que dejaron una bomba”
Un país corre la misma suerte que el Coyote, y nadie se cuestiona los detalles. Algo sucede. Tu vieja, limpiándose las manos con el repasador te dice:
“Y qué querés nena, el problema es que se acabó la fiesta”.

¿Qué es la creación de SENTIDO COMÚN?
Son afirmaciones vacías de datos, dadas como verdades absolutas emitidas por los medios de comunicación que no resisten el menor desgrane.
– ¿A qué te referís con bomba? si los k no tomaron deuda? Es más, el país se desendeudó como nunca en la historia
– ¿Fiesta? ¿comer era una fiesta? ¿irte de vacaciones?, o sea que votaste a alguien que no te dé esos beneficios porque los crees una fiesta?
“Chorra, devolvé la plata”
– ¿Cuál plata? ¿En qué cuenta de qué paraíso fiscal la tiene?¿Tiene plata no declarada?
Y entonces viene la respuesta, también vacía =
“Si en tu casa gastás y gastás, en algún momento pagás”
( Estás por perder la batalla e irte con un portazo, ese sería el éxito del dispositivo anti datos instalado en los medios. No lo hagas. Da todas las peleas, sin enojarte)
-¿Querés decir que emitíamos dinero en falso? ¿Cómo puede ser que hoy emitamos más dinero que antes y no haya ninguna fiesta? ¿que hoy en 10 meses nos endeudamos más que en 4 años de dictadura y no hay fiesta? ¿Cómo puede ser que esta “bomba” explote sólo para una mitad pero alcance para que haya la fuga de divisas más grande de los ultimos 6 años?.

Pero hay una, la madre de las preguntas, la que los monopolios y medios NO quieren que te hagas:
¿DE DONDE SALÍA EL DINERO QUE HOY FALTA?
Salía de impuestos a los monopolios rurales, bancos, a los bienes personales de millonarios (dueños de los medios de comunicación) y mineras, y que ahora, se fugan a cuentas en el exterior. Impuestos. Que vos seguís pagando y ellos no.
Estas palabras o frases vacías de datos no son al azar: Son escenarios simbólicos y tienen una doble función: Se viralizan rápidamente porque son conocidas por todos, son cotidianos, simples, domésticos, cortos, imágenes fuertemente visuales; y brindan una seguridad: el interlocutor no preguntará a qué se refiere con “bomba” o “fiesta” porque claro; TODOS SABEMOS QUE ES UNA FIESTA O UNA BOMBA, así logran esconder la pregunta fundamental ¿De donde salía el dinero que hoy falta?
Esas palabras “bomba, fiesta” son el éxito del NO debate, de la no charla, del no conocimiento.
Es el éxito de la “verdad” envasada, y enlatada por las propias manos de Magnetto y los grupos concentrados, que entregan a los televidentes como si fueran coche bomba, directo a tu mesa. Hoy militar es repreguntar, recuperar el debate que la palabra “bomba” “fiesta” “chorra” pretende quitarnos.
Fx Florencia
Lic en psicología.
UBA