Compartir:

La creatividad de Pedro Rosemblat parece no tener límites, y permanentemente nos sorprende con situaciones imaginarias, que parecen ser los vasos comunicantes de la realidad con una extraña patafisica subyacente en la política argentina. Una vez mas “Chapeau”