Compartir:

En estos primeros meses veo un giro en la postura del Gobierno. De sus slogans de campaña como el fútbol seguirá siendo gratis o Aerolíneas seguirá siendo de los argentinos. Al fútbol lo manejan los privados y aerolíneas nos cuesta dos jardines por semana.

El cordero era lobo y empieza a usar garras y dientes para desmembrar cada uno de los activos nacionales.
Si me someto a los cantos de sirena puedo escuchar a los funcionarios y a los diarios hegemónicos decir frases tan triviales como: “son dos pizzas”, “nos cuestan dos jardines” o la tan célebre frase neoliberal “al estado nos representa un gasto de…”

¿Qué se esconde detrás de este intento desesperado por sanear la economía Argentina?. ¿Por que después de reducir la inversión en salud, en educación, o en servicios como la luz y el gas el estado no puede bajar el déficit?.
Al relato del gobierno se le suma el de los medios que a través de su ametralladora mediática repiten una y otra vez las consignas neoliberales.

Esas misma recetas que llevaron al país a la crisis institucional del 2001 con resultados ya harto conocidos.
En el mes de octubre el diario Clarín publicó una nota firmada por Martín Bidegaray con el título de “Trenes: dos tercios del gasto es para pagar sueldos” informando que “Entre enero y agosto, el Estado destinó $ 14.600 millones a los subsidios para las líneas de trenes urbanas. La estimación es que terminará el año desembolsando más de $ 20.000 millones. Dos tercios del gasto estatal es para pagar sueldos”.

Este discurso marca la línea que tendrá el gobierno a la hora de recortar la inversión en ferrocarriles empezando por los trabajadores, medida común de los gobiernos neoliberales de derecha. Que no dudan en poner la bota sobre la cabeza de los trabajadores.Qué será de los jugosos contratos que realiza el estado con Empresas tercerizadas o el control de los materiales adquiridos para brindar el servicio.

En otra parte del artículo el periodista escribe: “Los fondos públicos para salarios del personal crecen casi 60%, mientras que los de mantenimiento de los trenes descienden 10%.”

Así como se hacen públicos los datos en gastos del personal ferroviario se podrían hacer públicos los gastos en inversión de insfraestuctura o los pésimos elementos y la precaria Tecnología con la que trabajan los empleados ferroviarios.
Esto anula la cuenta que se hace el periodista del grupo Clarín, no es que se invierta mucho en sueldos o que sobre gente. Se está invirtiendo poco en tecnología poco en capacitación y se están tercerizando trabajos que muchas veces podrían ser realizados por personal ferroviario. La inversión en sueldos es mayor por que la inversión en insfraestructura y en mantenimiento es prácticamente nula.-

El Sindical