Compartir:

Hoy, en Comodoro Py, estaba todo preparado para el desastre. Me atrevo a vaticinar, que en varias redacciones ya tenían escritas las crónicas de un lunes violento. Pero no pasó, mal que le pese a la Bullrich y a cualquier otro elucubrador de turno.

Miles y miles de militantes se dieron cita hoy en Comodoro Py para acompañar y bancar a la presidenta (mandato cumplido) Cristina Fernandez de Kirchner, que fue citada a declarar ante el juez Ercolini por el caso de presuntas irregularidades en la administración de la obra pública en tiempos de su gestión gubernamental. Se acercaron con carteles con mensajes de aliento, de apoyo y de mucho amor hacia su persona y duras críticas también contra Mauricio Macri y el showman Jorge Lanata en su gran mayoría.

Mientras se retiraba Cristina, se vivió un tenso momento, cuando las fuerzas de seguridad se abalanzaron sin motivo aparente contra la gente que lo único que quería era acercarse a su conductora política, saludarla, tocarla. Al ver el desmán, Cristina decidió, tal como se puede apreciar en el video, bajarse del vehículo y acercarse caminando entre la multitud para evitar que las fuerzas de seguridad continúen agrediendo:

“No le peguen a la gente, péguenme a mí, cobardes” dijo Cristina. Y con eso estuvo todo dicho.