Compartir:

El real calvario fue el que vivieron dos pequeñas niñas que vive en situación de calle. Y los culpables son esos personajes que se supone que estaban para cuidarlas. Estoy hablando de las fuerzas de seguridad. De la policía.

Esto sucedió en la ciudad de La Plata. Dos pequeñas de 13 y 14 años fueron violadas por años por la policía dentro de las dependencias policiales. Aberrante. Por este hecho, están acusados 6 agentes de la Federal y un penitenciario. Por fin, luego de 3 postergaciones, el caso llegó a juicio oral.

El caso es indignante por donde se lo mire. Las niñas, que vivían en la calle, eran llevadas periódicamente a las dependencias policiales, donde eran violadas, y no contentos con esto, las obligaban a prostituirse. Los jueces que integran el Tribunal Oral en lo Criminal N° 17 resolvieron que el debate se realizara a puertas cerradas para preservar la identidad de las víctimas y la de los acusados, según argumentaron.

Mariela, en el año 2009 cuando se iniciaron estas vejaciones, tenía tan sólo 13 años, y Cintia, su hermana, 14. En octubre de 2008, luego de la muerte de su padre, Mariela había desaparecido de su hogar. Recién pudieron dar con su paradero en el 2009. Según la acusación, el primer echo ocurrió en junio de 2009. Dos policías de la División Montada “levantaron” a las pequeñas en el Parque Lezama y las llevaron al puesto de vigilancia ubicado en el barrio de Flores. Una de ellas fue subida a un camión (que sería un transporte Federal o un carro de asalto) y allí mismo violada por varios oficiales. La otra fue abusada en un automóvil. Los uniformados a veces les daban comida o les pagaban con efectivo.

El delito por el que están siendo juzgados los siete acusados es “promoción de la corrupción de menores de 18 años, agravada por haber sido mediante intimidación abusando de su autoridad, por ser agentes de una fuerza de seguridad”.

Patty Mariño Issler