Compartir:

En un país que se desangra, endeudándose de manera sideral, con crecimiento exponencial de hambre y pobreza, donde la industria se hace polvo día a día, al igual que el sueño de los trabajadores. En ese país que se desliza por la cloaca neoliberal, el presidente como toda respuesta… baila.