Compartir:

Ya que el gobernador puntano se considera discriminado por el gobierno nacional en el tema de la coparticipación, “el Alberto” presentó un proyecto para que su provincia se maneje bajo un régimen de “federalismo reforzado”, tal y como lo hacen en España las autonomías de Catalunya y el País Vasco.

Allá por el 2015, cuando Mauricio Macri andaba trabajando fuertemente para cosechar voluntades, ya decía “San Luis es otro país”. Pero ahora, sus palabras, podrían transformarse en un presagio como mínimo problemático.

El proyecto ya fue presentado, y el argumento esgrimido es que se sienten discriminados en el reparto, en vez de que la Nación, les de una parte, son ellos los que le tienen que dar una parte a Nación, dicen.

“San Luis tiene una ubicación genial para hacer logística, porque está en el centro del país y conecta con varios puertos”, explicó en una entrevista con un canal local, donde habló sobre la importancia que su provincia tiene a nivel estratégico y geográfico.

Todavía no estamos seguros de si esto es una locura o una genialidad. Estas dos cosas se separan siempre por una línea demasiado delgada. Recordemos que los hermanos Rodriguez Saa gobiernan la provincia desde el advenimiento de la democracia, allá por 1983. Primero fue “el Adolfo” desde 1983 hasta 2003 (con un cortísimo período donde asumió la presidencia de la Nación) y le traspasó el mando a su hermano, “el Alberto” que mantiene el poder desde 2003 hasta la fecha.

Llevan adelante una fuerte política de “puntanidad”, en la que los extranjeros, o los argentinos de otras provincias tengan la peregrina idea de instalarse en la provincia, no obtienen ni cerca de los beneficios a los que acceden los nacidos en la provincia, hablo de viviendas, o excenciones en impuestos. No quieren gente de afuera y punto.

Patty Mariño Issler