Compartir:

Suponemos que ante tanta crítica de gente insensible coo uno, que se burló del viaje trucho en colectivo, de la huerta trucha de Juliana, de la compra trucha de helado y de otro sinnúmero de truchadas alevosas, el presidente argentino finalmente decidió esforzarse y reclutar adeptos pero no tanto (a juzgar por el gesto, el emprender la retirada) pero tenemos malas noticias… Una vez mas. Se nota mucho.