Compartir:

En principio, según lo demuestra el presupuesto 2017 presentado por el gobierno ante el Congreso, que ya tiene media sanción en Diputados, el tema de la eliminación de subsidios solo corre para los ya muy castigados bolsillos de los ciudadanos, como vos y como yo. Mientras tanto, se amplían los beneficios para las empresas prestadoras de servicios de energía.

Así lo demuestra un anexo al artículo 15 del escrito, donde queda asentado que el Estado condonará deudas que las prestadoras provinciales mantienen con Cammesa.

En criollo antiguo, el Estado le reconoce a las prestadoras provinciales, tanto estatales como privadas la diferencia entre lo que realmente cobraron y lo que podrían haber cobrado sin el congelamiento, a pesar de que estas firmas ya trasladaron totalmente esta diferencia a los usuarios en las facturas, y sin siquiera poder probar que les corresponden los fondos.

La medida, además es discriminatoria respecto de las otras prestadoras que están al día y sienta un precedente peligroso, el que pueden evadir los pagos, puesto que  a la larga o a la corta, el Estado se hará cargo de la deuda. Para sintetizar, una vez mas Macri y sus secuaces recurren a su vieja metodología, de transferir pasivos privados a las arcas del Estado Nacional, o sea al bolsillo de todos los trabajadores Argentinos.