Compartir:

Para comenzar dejaré claro desde donde hablo. No me gustan las carreras de perros, ni las de caballos, ni las de caracoles, ni la jineteada (o doma) ni las corridas de toros ni nada que tenga que ver con el tema.

Ahora bien, hay determinados márgenes intelectuales, entre los cuales es bueno moverse sin irse a la banquina. por lo cual expongo mas que nada algunas dudas y alguna que otra certeza. ¿Porqué se encarajinan con los perros y no con los caballos? en primera instancia, nadie se sube arriba del perro y le pega para que corra mas rápido. Ah, ¿es por el maltrato? ¿y que hay de la jineteada? un tipo que se sube arriba de un animal con pinchos de acero en sus talones y un rebenque para castigar al animal, con la idea de someterlo. ¿es por el encierro de los perros en incómodas cajuelas? ¿alguien visitó los boxes de un hipódromo? yo si. Trabajé temporalmente en ellos cuando era muy chico. cepillaba y cambiaba la viruta (cama) de los animales. ¿Y sabés que? es un espacio en donde el pobre caballo ni siquiera puede darse vuelta. ¿y que pasa con los perros de balcón? Y así podríamos seguir ad infinitum.

Pero vuelvo al tema. ¿porqué los perros? ¿porque los usan y los descartan? ¿y que hay de los caballos de tiro? (tracción a sangre) mal alimentados, enfermos, y torturados para que realicen su trabajo. ¿es acaso el lucro que genera la timba a costas de los perros lo que molesta? ¿y qué hay de la timba financiera? en dónde lo que se timbea es el plato de comida de nuestros pibes? Esa misma timba financiera que este gobierno multiplicó por 800. Si ochocientas veces más timba financiera que durante el gobierno de los kks hay ahora. ¿y eso no jode a esta gente?

Pero vayamos mas allá. A la mayoría de nosotros nos gusta el asado. De Vaca, de cordero, de cerdo, de pollo o de otros bichos mas exóticos. ¿y sabés cual es la diferencia de cualquiera de esos animales con un perro? La manera de criarlos y el afecto. Porque mi viejo es el tipo mas bichero (después de mi hija) que conocí en el mundo, y hemos tenido de mascotas a todo tipo de bichos, desde terneros a conejos, pasando por pollos, patos o nutrias y todos sin excepción aprendieron sus nombres y varias órdenes básicas al igual que cualquier perro.

Muchos argentinos tenemos una intolerancia cultural muy importante, cuando nos horrorizamos porque los chinos comen perros. ¿y qué diferencia tiene un perro con un cordero o un lechón o una vaca? La cultura ombligocéntrica impide apreciar la magnitud del dislate, respecto al lamentable espectáculo de un Senado de la Nación, vociferando en favor o en contra de una carrera de perros.

Esto sumado a tanto fanatismo, fervor y estupidez transmitida por tv en tiempo real, es algo que hace mucho ruido. Quizá haya que revisar que otros proyectos que se aprobaron, cubiertos por el encarnizamiento irreflexivo de posturas fanáticas, que sospecho tienen muy poco que ver con las necesidades reales del pueblo Argentino. Nos estamos deslizando por un tobogán hacia un infierno social, por eso es preferible ponerle algún orden de prioridades a estos temas y no dar por el pito, mas de lo que el pito vale.

Dani Arce