Compartir:

Y el tipo parece no tener límites, es como un caballo desbocado en una galería de arte, se lleva puesta a Hooliana (la primera dama… que es la segunda o tercera, es un bolonqui esa familia!) y no conforme con repartir el fruto de su cosecha, remata con la publicación del TL del face personal del presidente, donde la patafísica queda relegada a un segundo plano, superada por una realidad que no estamos seguros que supere a la misma. Bueno, eso.