Compartir:

El Concejal de Avellaneda Daniel Lewicki que fue suspendido después del bochornoso episodio en el que lo filmaron cuando era detenido por conducir en un escandaloso estado de ebriedad, volvió a protagonizar un escándalo. Al ser suspendido, se negó a entregar las llaves de su oficina dentro del Concejo Deliberante, por lo que su reemplazante, la docente Julia Recalde, debe trabajar desde un automóvil estacionado en la vereda. No responde llamadas ni mensajes, y denuncian que lo avala la diputada nacional referente de su espacio Gladys Gonzalez. Lewicky fue detenido a fines de octubre cuando manejaba borracho, a contramano y sin registro en el barrio porteño de Constitución.