Compartir:

La recesión repercute cada vez más en los empleos. Los despidos y suspensiones están a la orden del día y no pueden aguantar hasta que llegue la bonanza prometida con la “lluvia de inversiones” que según el equipo económico de Macri estaría llegando el año que viene.

La empresa FERRUM cesanteó a 500 trabajadores. Los empleados de la empresa que se encuentra en Villa Rosa comunicaron que recibieron el comunicado que a partir del día 19 de diciembre quedarán suspendidos. Y no es por un tiempo determinado. Es hasta nuevo aviso.

El dirigente Ivan Giordano declaró que esto genera aún más preocupación ya que se suma a los 180 despedidos durante el primer semestre, y fue entonces que tuvieron que apagar un horno.

En total son 700 familias que se quedaron sin sustento sólo en esa fábrica desde que se inició la era Macri en la Argentina.-

Patty Mariño Issler

Deja una respuesta