REFLEXIONES DE PABLO SOPRANO SOBRE EL “ODIO GORILA”

Leemos en redes sociales a Pablo Soprano

Para leer y compartir

0

Reflexionaba ayer viendo una nota en televisión del “Buenos Aires Playa” (título pomposo si los hay) sobre el odio gorila. No necesariamente el odio gorila pasa por no dejarte hablar cuando se calientan en una reunión familiar, cuando están acorralados en una discusión sin ningún argumento y vos les pedís pruebas del “se robaron todo… Hasta un PBI”. No hablo del infantilismo del “mirá, no me hables, no quiero hablar más con vos…” o cuando apelan al fascismo de “los negros villeros son todos vagos, chorros que viven de planes… Decí lo que quieras, ahora eso se acabó…”

No, no me refiero a eso. Me refiero viendo el “Buenos Aires Playa”, cómo el odio gorila del Estado, de éste Estado, detesta el goce de los pobres. No quieren que los pobres se distraigan, se diviertan. O por lo menos a medias.

Te ajusto, te despido, te robo la jubilación, te quito derechos adquiridos pero te doy a cambio cosas por la mitad o que aspiran a ser.

Es decir, te quito la posibilidad de irte a Mar del Plata o a cualquier lugar del país pero te ofrezco una pileta pintada de azul con unas palmeras de plástico, un poco de arena, algunas reposeras amarillas que deberás pagar y listo, ésas son tus vacaciones. O si estás bajoneado, te doy una cabina anti-estrés mientras acariciás a un perrito, total no te podés dar le lujo de pagarte un psicólogo, olvidate de shows al aire libre, si tenés cable miralos por tele, la Cultura no es tan importante o si estás en situación de calle, te doy una línea para que me mandes un texto, no importa si no tenés celular, si te lo prestan, sacate un “agradeselfie”. Siempre todo por la mitad, nunca completo, lo que debería ser o ES un derecho se transforma en un “lo atamo’ con alambre” y a eso nos vamos acostumbrando. A usar el aire con culpa pensando en la factura y recordamos cuando decíamos que “era irrisoria y una vergüenza pagar”. La culpa por lo que tenemos, por lo que conseguimos, la culpa sin saber que es nuestro derecho y que gorilas como González Fraga se empeñan en recordarnos de tanto en tanto.

EL PERONISMO PERMITE EL GOCE PORQUE DA DERECHOS. EL GORILISMO NO LO PERMITE PORQUE LO QUITA, PORQUE NOS LLENA DE CULPA, NOS DICE QUE ESO NO ES PARA NOSOTROS. QUE SI SOBRA TAL VEZ SE DERRAME ALGO DESDE ARRIBA. LOS GORILAS RENUNCIAN AL GOCE PROPIO MIRANDO AL NUESTRO PORQUE ES NUESTRO GOCE EL QUE NO SE BANCAN. Y EL ESTADO GORILA ESTÁ PARA COMPLACER A LOS GORILAS DE A PIÉ, QUE NO COMEN NO DEJAN COMER, NI VAN A COMER.

Por eso odian al peronismo, porque equipara al negro y/o a la negra, a los jubilados, a los pibes en el Derecho, y en el derecho a gozar y disfrutar como cualquiera de clase media o alta. “Verla siempre de afuera” como los que miran ahora el Fútbol desde la vidriera de un bar o de nuevo las tribunas en la televisión, cuando antes era gratis y para Todos.
Los gorilas que gobiernan te ofrecen ésto: poco, casi o nada y te la venden como si fueras suizo o vivieras en Noruega.

Recordalo a la hora de defender éstas políticas en un debate, y no te calientes porque vos también, si los votaste, te perjudicás.

Por Pablo Soprano

Tu opinión suma

También podría gustarte